miércoles, 11 de junio de 2014

Plantar un árbol cuesta mucho más que 1 €

Hay una afirmación que nos preocupa en el genial artículo de Antonio Ruiz de Elvira en El Mundo (¿Por qué necesitamos los árboles?). Para aclararla nos hemos dirigido al periódico. A continuación reproducimos nuestra carta a El Mundo.

Buenas tardes,
Les escribo en nombre de Asociación Reforesta, en relación con el artículo firmado por Antonio Ruíz de Elvira, titulado "¿Por qué necesitamos los árboles?".
Antes de proseguir, les felicito a Vds. como periódico y a Antonio Ruíz por su labor divulgativa. El artículo es espléndido, pero cuando dice que plantar un árbol cuesta 1 €, realiza una afirmación que no se corresponde con la realidad.
Todos los que trabajamos en reforestación sabemos que el precio de sacar un árbol adelante puede ser hasta más de 20 veces superior, ya que la dificultad máxima no es plantar, sino lograr que el árbol no se muera, es decir, mantenerlo.

De hecho, en el sector se emplea la expresión “reponer marras” para referirse a la sustitución de árboles secos. Salvo que se realice en microclimas húmedos o con el nivel freático elevado, en cualquier zona de la España continental o mediterránea una plantación que no reciba cuidados (especialmente riegos de apoyo  en verano) sufrirá unas marras, es decir, una mortalidad, cercana al cien por cien de los arbolillos plantados.
Reforesta está plantando en zonas de alto valor ecológico pero muy agrestes, como La Pedriza, en la sierra de Guadarrama de Madrid. Son cientos los voluntarios que colaboran con nosotros en los riegos y otras tareas de mantenimiento, y pueden dar fe de lo que cuesta sacar adelante una reforestación. Cuesta tanto que, a pesar de tratarse de un terreno público situado en un Parque Nacional, la Comunidad de Madrid no ha plantado nada allí, porque las dificultades de acceso elevan el coste hasta umbrales impagables a las empresas contratistas. Nosotros lo hacemos porque carecemos de ánimo de lucro y nos apoyamos en la colaboración de particulares y de empresas.
Bien es cierto que no todos los terrenos que se deberían reforestar son tan difíciles. Pero en el artículo el autor se refiere expresamente a las montañas, y ahí sí es muy difícil. Y más aún si pensamos en las montañas costeras del Levante Español, aquejadas por incendios y desertificación, en las cuales las temperaturas veraniegas y la evapotranspiración son muy elevadas. Algunas de esas montañas fueron reforestadas a principios del siglo XX, usando mulas como medio de transporte y creando viveros a pie de plantación… pero a principios del siglo pasado las condiciones laborales eran penosas y, afortunadamente irreproducibles hoy día, lo cual explica en gran medida porqué ya no se acometen esos retos. Pero, incluso en zonas llanas, las dificultades son grandes,  ya que nuestros árboles autóctonos no son capaces de sortear por sí solos la creciente sequedad de nuestro suelo.
Para finalizar, aclarar que no pretendemos desanimar o justificar la ausencia de una acción masiva de reforestación en las por desgracia amplias zonas donde es necesario llevarla a cabo. Todo lo contrario, y sirvan de prueba los miles de árboles que Reforesta ha plantado en la Sierra de Guadarrama. Pero es necesario trasladar a los lectores la realidad. A nuestro juicio, Antonio Ruiz lo hace impecablemente, excepto en este punto que pretendemos aclarar.
Les ruego hagan llegar nuestras apreciaciones a Antonio Ruiz.

Un cordial saludo
Miguel Á. Ortega
Director de Asociación Reforesta

1 comentario:

  1. Gracias por plantar tantos árboles en nombre de todos :)

    ResponderEliminar