martes, 21 de marzo de 2017

De cómo España se deforestó y porqué urge reforestar



Por Miguel Ángel Ortega, presidente de Reforesta (www.reforesta.es

Reforestación fracasada, en una zona árida de la Comunidad de Madrid
Todos hemos oído alguna vez que en el pasado la península Ibérica era tan frondosa que una ardilla podía ir de un extremo al otro sin bajar al suelo. Puede que esta afirmación sea algo exagerada, pero lo cierto es que las condiciones naturales de la mayor parte de nuestro territorio son propicias para la existencia de bosques. Sin embargo, según datos del Gobierno, sólo el 37% del territorio español está arbolado. 

Esta situación se debe fundamentalmente a la acción de nuestros antepasados, que talaron bosques para dedicar las tierras a la agricultura y a la ganadería y para obtener leña para cocinar y calentar los hogares y madera para construir y adornar barcos, casas e iglesias y fabricar herramientas.  En las guerras medievales incluso se practicó en ocasiones la política de tierra quemada; más modernamente, las urbanizaciones y los incendios forestales han arrasado cientos de miles de hectáreas en las últimas décadas.  

viernes, 27 de enero de 2017

Educación emocional para alcanzar la sostenibilidad




Por Miguel Á. Ortega, Presidente de Asociación Reforesta

La mente humana es capaz de procesar una gran cantidad de información. Conceptos y emociones se mezclan en ella; los conceptos e ideas que forman nuestros pensamientos generan emociones y éstas nos llevan a generar pensamientos. La información y la forma en que el cerebro la procesa forman el sistema mente. Nuestras mentes interactúan entre sí y dan lugar a una mente colectiva, que es la responsable de formar y reproducir la cultura, es decir, el sistema de creencias y de valores que impera en un lugar y momento determinados. La mente colectiva evoluciona, y el motor de esa evolución son los individuos que cuestionan el sistema de creencias y valores imperante en cada lugar y tiempo concretos.

jueves, 26 de enero de 2017

Escenarios de la desertificación en España


Por Celia Barbero Sierra, Asociación Reforesta

Más de dos tercios de nuestro territorio son vulnerables a los efectos de la desertificación. La combinación de factores naturales y socioeconómicos hacen que España sea el país más afectado en la Unión Europea y uno de los más afectados de la región mediterránea.

Las precipitaciones son escasas e irregulares; la media estatal ronda los 650 mm anuales, pero un 32% del territorio recibe tan sólo entre 300 y 500mm de precipitación anual y en el sureste la media anual desciende hasta menos de 300mm.

La escasez de lluvias y las altas temperaturas, hacen que la mitad sur de la península (exceptuando las cadenas montañosas), la meseta norte, la cuenca del Ebro, la costa catalana y el archipiélago canario y parte del balear, se consideren zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

Estos datos son de por sí preocupantes, pero la necesidad de acción en materia de desertificación se torna aún más urgente cuando se consideran las previsiones del Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, siglas en inglés).