viernes, 27 de enero de 2017

Educación emocional para alcanzar la sostenibilidad




Por Miguel Á. Ortega, Presidente de Asociación Reforesta

La mente humana es capaz de procesar una gran cantidad de información. Conceptos y emociones se mezclan en ella; los conceptos e ideas que forman nuestros pensamientos generan emociones y éstas nos llevan a generar pensamientos. La información y la forma en que el cerebro la procesa forman el sistema mente. Nuestras mentes interactúan entre sí y dan lugar a una mente colectiva, que es la responsable de formar y reproducir la cultura, es decir, el sistema de creencias y de valores que impera en un lugar y momento determinados. La mente colectiva evoluciona, y el motor de esa evolución son los individuos que cuestionan el sistema de creencias y valores imperante en cada lugar y tiempo concretos.

jueves, 26 de enero de 2017

Escenarios de la desertificación en España


Por Celia Barbero Sierra, Asociación Reforesta

Más de dos tercios de nuestro territorio son vulnerables a los efectos de la desertificación. La combinación de factores naturales y socioeconómicos hacen que España sea el país más afectado en la Unión Europea y uno de los más afectados de la región mediterránea.

Las precipitaciones son escasas e irregulares; la media estatal ronda los 650 mm anuales, pero un 32% del territorio recibe tan sólo entre 300 y 500mm de precipitación anual y en el sureste la media anual desciende hasta menos de 300mm.

La escasez de lluvias y las altas temperaturas, hacen que la mitad sur de la península (exceptuando las cadenas montañosas), la meseta norte, la cuenca del Ebro, la costa catalana y el archipiélago canario y parte del balear, se consideren zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

Estos datos son de por sí preocupantes, pero la necesidad de acción en materia de desertificación se torna aún más urgente cuando se consideran las previsiones del Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, siglas en inglés).

lunes, 20 de junio de 2016

¿Qué puedo hacer contra la desertificación?

El pasado 17 de junio se celebró el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía. Se trata de una cuestión muy seria, que está relacionada con el uso de la tierra y del agua y con el cambio climático. Afecta a la disponibilidad de agua y a la capacidad de producción de alimentos, de modo que está en juego la vida de muchas personas en las zonas más vulnerables ecológica y económicamente del planeta.

En esta entrada nos referimos a España, que es el país europeo más afectado por la desertificación. Como sabemos que este blog recibe lectores hispanohablantes de otros países, a ellos les aclaramos que no es que España sea un país desértico o predesértico. Es un país muy biodiverso en el que podemos encontrar lugares con una precipitación que supera los 2.000 l/año (tanto en el norte como en el sur del país) y otros que no llegan al 10% de esa cifra.Y entre medias de esos dos límites se sitúa la mayor parte del territorio, aunque un 74% del país tiene unas condiciones naturales que lo encuadran en las zonas con riesgo de desertificación, que son aquellas catalogadas como áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

Aquí damos consejos para no contribuir a agravar el problema. Estos consejos se dirigen al ciudadano medio que no trabaja la tierra. Agricultores y ganaderos deben implicarse en buenas prácticas de gestión, cuya explicación no es el objeto de este artículo. 

jueves, 16 de junio de 2016

Ricardo Codorníu, versus la España seca y desertificada





Desierto de Tabernas (Almería)


Conmemorativo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía 

Por Enrique Morales Cano


Para sustos sobran. Trastadas, avieso trato al monte, incuria e indolencia galopante, también es bastante. ¿Esperar a defenderlo más conjunto y conjuntadamente? ¿A qué se aguarda entonces? El 40% del terreno español está abocado ya a filudas garras desertificadas. ¿Esperar más a que el estropicio se perpetúe y prosiga adelante? ¿Eso es lo aparcado en trance? Urge, a toda costa y riesgo cambiar de tornas, de una vez por todas. Dejarse de palabras huecas y traducirlas en auténticas acciones señeras. Dedicar contumaz, asidua; global y comunal esfuerzo, a implícita tarea de convertir vida por engorro, desfallecimiento y final muerte de marcado signo ecologista. Vestir descarnados paisajes a toda prisa resultante, tras de parecer haber estado asolados desde siempre. Como de vestir laminados, andrajosos y estériles llanos, sequedales anodinos y baldíos roqueros, por correspondiente y necesario, tupido manto verde.

martes, 24 de mayo de 2016

Ricardo Codorniú, el Apóstol del Árbol

POR ENRIQUE MORALES CANO ( * )

A Ricardo Codorníu Stárico, cartagenero nacido en 1846, y muerto en Murcia en 1923, se le llama en España "El Apóstol del Árbol"por su defensa a ultranza de los montes y su significado biológico, campo profesional en que se empleó su vida a fondo, llegando a representar su figura histórica, trascendida fuera de las fronteras españolas, no sólo como el auténtico pionero de la educación forestal, sino también por ser reconocido y ensalzado como pionero de la reforestación en nuestro país.

     Hombre adornado de grandes cualidades cívicas y morales, estaba igualmente investido de claro y auténtico sentido mesiánico, abocado a este específico sector; así como fuertemente imbuido de sentido redentorista, que aplicaba tanto en favor del árbolcomo de las aves y los animales, conjuntado todo ello en los tres amores que, para él, sublimaba su mayor éxito profesional: la repoblación de Sierra Espuña, en Murcia, y la reforestación de la pinada de Guardamar, en Alicante; ejemplo ambos casos de cuanto debía practicarse en todas partes con garantía de consumado éxito.

lunes, 21 de marzo de 2016

Los bosques españoles crecen a pesar de la acción humana

Robles creciendo de forma enmarañada

  • La propia naturaleza impulsa el crecimiento de los bosques, aunque la acción humana es responsable de la deforestación de casi 187.000 has. en España entre 2009 y 2012.
  • España es, tras Finlandia y junto a Suecia y Portugal, el país europeo con mayor superficie cubierta por los bosques.
  • Incendios forestales y pérdida de salud de nuestros montes forman parte del círculo vicioso del cambio climático.
  • Los bosques son esenciales en el mantenimiento del ciclo hidrológico


Con motivo de la celebración de los días internacionales de los Bosques y del Agua, la Asociación Reforesta recuerda la intensa relación existente entre ambos elementos de la naturaleza. Los bosques minimizan la erosión local del suelo, reducen los sedimentos en las masas de agua y detienen o filtran a través de su hojarasca los contaminantes del agua. Además, humedecen la atmósfera y, al favorecer la infiltración del agua en el suelo, evitan las avenidas e inundaciones que las grandes tormentas pueden generar.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Capitalismo verde, sostenibilidad y psique humana

Por Miguel Á. Ortega, Presidente de Reforesta

Para quienes llevamos décadas trabajando en educación ambiental es evidente que, aunque la concienciación general sobre la protección del medio ambiente ha avanzado, no lo ha hecho al ritmo necesario; de ahí que, a pesar de ello, como todos los informes sobre la cuestión indican, la salud del planeta sigue deteriorándose y, en lugar de ir a mejor, la tendencia es ir a peor.

Por tanto, algo está fallando. Si no reformulamos objetivos ni nos dotamos de mejores herramientas con las que afrontar el reto, estaremos perdiendo el tiempo, la magnitud de los problemas crecerá y, con ello, también lo harán los conflictos.

Teniendo lo anterior en cuenta, la pregunta que toda persona que sienta una preocupación sincera por el género humano debería hacerse es: ¿está el ser humano actual, en particular, el ser humano acomodado, capacitado para vivir de forma sostenible? Yo avanzo una respuesta: NO. Cuando digo que no es porque ni quiere, ni puede. Dice querer pero, en realidad, no quiere, porque no está dispuesto a hacer cambios en su forma de vida ni en su organización social. No puede porque está atrapado en la trampa del crecimiento económico, de un modelo que necesita crecer continuamente para no colapsar, aunque el crecimiento continuo en un sistema de recursos finitos le lleva también al colapso.